03 septiembre, 2011

DE FELIPE, MIGUEL, "CHIMANGO", Y YO


De Felipe, Miguel, “Chimango”, y yo

 POR: EDUARDO QUEVEDO SERRANO



En abril del año en curso Miguel me envió una foto desde Chimbote. La imagen corresponde a 1972 y muestra al equipo galvista ingresando al gramado de juego del Estadio Nacional de Lima. Me pareció una foto especial. La he mirado muchas veces, Y he tratando de penetrar en los vericuetos psicológicos que la imagen guarda. 
¿Qué tiene esta foto de especial para mí?
Encuentro fascinante la imagen de Demetrio “Chimango” Mazzo llevando de la mano a la “mascota” Felipe Fulop. Una aureola mágica pareciera envolver a ambos. Como al día y a la noche. Al grande y al chico. A “Chimango” y al pequeño Felipe. 
“Chimango” trota con ese garbo, quimba, o sandunga que siempre lo caracterizó. Y le habla al niño. ¿Le dice una broma? ¿Le cuenta un chiste? ¿Acaso le dice?: “Cuándo seas grande serás un gran futbolista”. El niño sonríe. Lo escucha contento.


(Fuente: Revista "Contacto Deportivo")

Ese mismo mes de abril, Miguel me envió otra imagen. Y en su nota (refiriéndose a una anterior publicación en este Rincón de los Recuerdos) me dice: “He visto tu artículo sobre ‘Chimango’, y creo que este recorte puede enriquecerlo”. Se trataba de una entrevista concedida por “Chimango” en 1994. En una parte de la entrevista, se le pregunta: “¿Demetrio, qué recuerdos tienes del Gálvez?” 
Demetrio responde: “Don Isaac Fulop me dio la oportunidad de vestir la camiseta con franjas, y mis entrenadores Diego Agurto, Alfonso Huapaya, Juan Honores y Miguel Ortega me consideraron como titular. Jamás olvidaré esos años en que defendí con mucho amor a mi Gálvez, ni el momento en que fui declarado por la alcaldesa Carmela Oviedo de Sarmiento, como ‘Hijo Predilecto de Chimbote’ y la premiación con un reloj y esclava de oro por don Isaac y doña Pocha Fulop. Por todo esto y por mucho más soy del Gálvez hasta la muerte.” 
Sentidas y premonitorias palabras de “Chimango”, el jugador galvista más popular de la etapa profesional durante los años ‘70s.
Pero antes de avanzar en este relato, ¿quién es Miguel?

Miguel Koo Chía

Miguel Koo Chía es un gran amigo de Chimbote.  Fue la primera persona a quién escribí solicitando ayuda cuando recién empecé este Rincón de los Recuerdos. Él me envió las primeras fotos, y continuó remitiendo un sinnúmero de colaboraciones a lo largo de todo este proyecto. Cada vez que pedí a Miguel su ayuda con alguna información, él siempre respondió con prontitud. Y una cosa curiosa: ¡todavía no he tenido el gusto de conocer a Miguel en persona!
Hacia aquel día de abril en que Miguel me envío la segunda imagen de “Chimango”, yo todavía seguía hechizado con la primera. Un cúmulo de recuerdos que tuvieron como protagonista a “Chimango”, se habían desencadenado en mi mente.
Recordé que, un domingo de 1971 jugaba el Gálvez en el Estadio Vivero Forestal, y “Chimango” marcaba la punta derecha. En la esquina Sureste del campo, “Chimango”, de cara al banderín de córner, con su pie derecho aprisionaba la pelota contra el suelo, y con su cuerpo, de espalda al puntero izquierdo contrario, le imposibilitaba recuperar la pelota. La jugada era lícita, los segundos pasaban, y las tribunas celebran la ocurrencia.
Aquel día yo estaba en la tribuna popular sur del estadio, cerca del banderín de córner, y con otros chibolos de la época nos abalanzamos contra la alambrada de protección del gramado de juego. Y a menos de un metro de distancia disfrutamos de aquel momento interminable. “Chimango” nos miraba de reojo y nos sonreía, mientras que con su cuerpo mantenía a su delantero fuera de distancia. Los chiquillos, con la cara contra la alambrada gritábamos “¡Chimango! ¡Chimango!”, en tanto que los adultos, en la tribuna, le recordaban la madre al pobre delantero contrario.


Felipe Fulop, en su carrera de actor

Pero tengo otro recuerdo de “Chimango”. Ocurrió en el verano de 1972. Entonces vivía yo en una esquina de la cuadra trece de la Avenida Aviación de Chimbote. Al otro lado de la pista se ubicaba el Restaurante “Acapulco” de propiedad de mi vecino, don Carlos Ramírez Lozada. Uno de esos días noté que “Chimango” llegaba al restaurante con una amiga, quise abordarlo, pero no lo hice. Era yo demasiado tímido para esas cosas, aunque sentí que estuve a un “pelo” de hacerlo.
A la siguiente semana, estando yo en la esquina de mi casa veo a “Chimango” otra vez caminando por la vereda con dirección al mismo restaurante, y con la misma amiga. A unos pasos de mi, en el interior de mi casa, mi mamá hacía una compostura en su vieja máquina de coser “Singer”. “¡Mamá, es Chimango otra vez!”, le dije. Mi mamá detuvo el pedal de la máquina, alzó sus ojos sobre sus lentes y me dijo: “¡Ésta es tu oportunidad!” Yo no respondí, pero me encaminé hacia mi cuarto en busca de mi cuaderno Justus de pasta negra.
Este cuaderno era un álbum de fotografías y recortes periodísticos que yo había coleccionado y dedicado al equipo de mis amores, el José Gálvez FBC.
Con mi cuaderno sujetado fuertemente contra mi pecho salí otra vez a la esquina de mi casa. Mi mamá, al verme pasar frente a su máquina de coser, empezó a decirme algo así como, “Si quieres yo te puedo acompañar...” Pero yo no la terminé de escuchar, porque ya me encontraba cruzando la pista con la certeza de que éste era un encuentro de “hombre a hombre”. 


Eduardo Quevedo Serrano, la niñez

Me detuve en el umbral de la puerta del restaurante y saludé al vecino Carlos Ramírez Lozada. Luego miré hacia el interior, con dirección a la única mesa ocupada en ese momento. “Chimango” me miró, me brindó una inmensa sonrisa, alzó su botella de Inca Kola, y al tiempo que me ofrecía una silla, me dijo: “¡Hey campeón, un salud para que los goles nunca se acaben!”
Me senté a su lado, le enseñé mi cuaderno, y le dije que quería su autógrafo. Él revisó las hojas con detenimiento, al tiempo que le murmuraba a su amiga cosas, como: “Está bonito”, “Ni yo tengo una colección como ésta”, “Éste es el paraguayo Ortega”. Luego de un largo momento me dijo: “Campeón, ¿dónde quieres que firme?” “Acá”, le respondí mientras le señalaba una fotografía suya recortada del diario La Tercera Edición de La Crónica. Y firmó con una caligrafía preciosista y unos rasgos desmesurados, que no parecían los de un marcador derecho, sino de un volante creativo con el “10” en la espalda.
Pasaron los años y perdí mi cuaderno. Algunos amigos apresurados me dicen que este Rincón de los Recuerdos es un intento por recuperar el cuaderno perdido de mi niñez. Yo, con certeza, les digo que no. Este Rincón de los Recuerdos es un intento por rellenar parte de las líneas punteadas de la historia incompleta de Chimbote.
Bien, éste es el relato que quise contarles a propósito de las dos imágenes que Miguel me envió en abril del año en curso.
Miguel vive en Perú cargando proyectos e ilusiones. Felipe vive en Ciudad de México persiguiendo su carrera de actor. A mi el viento me empujó por Europa y luego por Estados Unidos.
En cuanto a “Chimango”, él nos dejó temprano. Pero donde quiera que se encuentre, le devuelvo su frase de hace cuarenta años, y le digo: “¡Hey campeón, un salud para que los goles nunca se acaben!”
New Hampshire
Septiembre, 2011
NOTA:
Si deseas dejar un comentario ten en cuenta lo siguiente: debajo del recuadro para los comentarios aparece una opción que dice “comentar como”. Acá sólo debes seleccionar la opción que dice “nombre”, y en el recuadro respectivo escribe tu nombre. Si todo esto te parece muy complicado, entonces escribe tu comentario en un e-mail y envíalo a: edquevedo@yahoo.com
Los comentarios van primero al Editor, antes de ser publicados.

60 comentarios:

  1. Te felicito. Creo que eres un gran escritor que nos llevas a tu pasado y al pasado del futbol peruano por medio de tu narrativa. Creo has ganado y ganarás muchos reconocimientos por tu arduo trabajo. Lo mereces.
    Isbel Quero

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Isbel. Siempre un placer recibir una líneas tuyas.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  3. Estimado Ed:
    Sigues tu histórico tránsito, purificando bellos recuerdos, extendiendo justas gratitudes (como a Miguel Koo), y viajando a través de merecidos reconocimientos (como a Felipe Fulop). Pero también otorgas ese buen homenaje a un chinchano de nacimiento que adoptó el chimbotanismo como lugar de acogida, Demetrio Mazzo Sarcines, no solo fue ídolo del fútbol, sino un personaje que vive en el corazón y recuerdo de nuestra ciudad.
    La prosa está enriquecida por tu toque personal, la ternura que nos otorga la infancia, el candor que nos viste la pasión, el rigor de la oportuna memoria, son exquisitos ingredientes de este delicioso cóctel, por ello me honro de tu amistad, es un privilegio que mantengo con orgullo, por esa misma razón brindo por tu talento, expresando con emoción bravía "Hey campeón, un salud para que los goles (y las prosas) nunca se acaben".
    Abrazos de admiración.
    Motta

    ResponderEliminar
  4. Rolando:
    Muchas gracias por tus palabras. Siempre un privilegio contar con tu pluma en este Rincón de los Recuerdos. Este proyecto va llegando a su fin, pero otros nos esperan a la vuelta de la esquina. Confiemos en que ni los goles, ni las prosas, han de acabarse.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  5. Marco Antonio Arroyo Benites3 de septiembre de 2011, 08:29

    Claro, Restaurant Acapulco, lo recuerdo, iba con mi familia y los hermanos de la iglesia avangelica a la cual yo asistía y que quedaba a media cuadra de tu casa.
    "CHIMANGO", su fortaleza física contrastaba con su sencillez, humildad y cordialidad. Y no te equivocas, tambien en estas virtudes “Chimango” era un diez (en la espalda).
    Su cariño por chimbote también lo demostro quedándose a vivir en nuestro puerto hasta su ultimo dia de vida.
    No conozco al amigo Miguel Koo Chía pero un saludo, y mi agradecimiento por colaborar con este hermoso proyecto para la historia de Chimbote.

    Y ese encuentro de “hombre a hombre” me conmovió y salud por ello, pero yo haré un salud especial por que tus artículos nunca se acaben!!!
    Un abrazo de pelícano,
    Marco

    ResponderEliminar
  6. Marco:
    Muchas gracias. Descuida, los artículos no se acabarán. A continuación de este proyecto, nos podrás empezar a leer en "CONFESIONES A UN ÁRBOL" , nuevo proyecto que aparece en la red en unas semanitas. Gracias por tu permanente compañía!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  7. Hola mi querido y recordado “Chato”,
    Me da mucho gusto leer tus articulos, y orgulloso de que seas chimbotano también. Asi como tu, nosotros tenemos bellos recuerdos de la epoca galvista, y como no,  recordamos siempre  a Chimango.
    Te comento, en el año ‘89  constituimos el Club Chimbote en Lima, con muchos amigos de La Caleta,  Buenos Aires, Los Pinos, etc. Teníamos un equipo de futbol que participaba en la Segunda Division de Jesús María. Los partidos eran a muerte. La barra eran amigos entrañables, damas y caballeros de nuestro querido  puerto. Miguel Koo, tenía una polleria en la torres de Limatambo de San Borja, ese era el punto de encuentro. Despues de cada triunfo íbamos a celebrar alli, hasta las últimas consecuencias, casi todos éramos estudiantes universitarios, cada uno con su  enamorada. La pasábamos recontra bien. El presidente  fue Miguel Koo, el vice presidente  fue Luchín Castro, y la tesorera  Patsy Garrido, quien vive en España ahora.
    Eramos un grupo muy compacto, y entre todos hacíamos fuerza cada vez que había partidos. En ocasiones fletábamos buses de Cruz del Sur para ir, exclusivamente, solo chimbotanos.
    Ese Miguel es un tipazo, super activo, y laborioso. Se casó con Karen Bilinghurst, quien por amor se dejó raptar por el “Chino” hasta Chimbote.
    Bueno “Chato” recibe un fuerte abrazo.
    Lucho

    ResponderEliminar
  8. Lucho:
    Lindos recuerdos. Esas épocas del Club Chimbote en Lima no fue algo que yo viví directamente, pero si he escuchado y leido excelentes recuerdos y referencias a esos momentos dorados de mucha fraternidad entre los jóvenes chimbotanos en Lima. Grandes recuerdos. Grandes amigos.
    Un abrazo,
    "Chato" (Eduardo)

    ResponderEliminar
  9. Eduardo:
    Muy bien haces en resaltar a personajes q se esforzaron defendiendo a nuestro querido Chimbote, tuve la suerte de conocer a “Chimango” personalmente y la mala suerte de todos, de perderlo tan pronto, pero de seguro q ha de estar en algún lugar todavía pateando esa pelota de cuero de 32 paños con esa vehemencia y potencia como él lo hacia (“patada de mula”) Y la verdad q lo vi en el estadio haciendo goles de tiro libre.

    En la parte q te corresponde a ti, pues, decirte q le pones buena rima a tus relatos, como todo un gran escritor. Buena por ti, yo orgulloso a la vez por ser tu amigo de la chiquititud de nuestro barrio San Isidro de Chimbote.
    Saludos amigo hasta la proxima.
    Jaime

    ResponderEliminar
  10. Jaime:
    Muchas gracias por escribir. Como gran futbolista que fuiste en Chimbote, indudablemente que tuviste la oportunidad de vincularte con el mundo deportivo de nuestro puerto y departamento (región).
    Salud por nuestras raices con el Barrio San Isidro de Chimbote!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  11. Tras leer este hermoso artículo de remembranza a “Chimango” Mazzo escrito con mucha emotividad por Eduardo, recordaba que fue un mes de marzo del 2010 que recibí su primer correo donde se presentaba como un chimbotano soñador, capaz de reconstruir la historia del llamado “equipo del pueblo” con un blog lleno de pasión donde se entrelazarían sus raíces del terruño, su niñez y la franja de una camiseta mítica.

    Es cierto, no dudé en embarcarme en el proyecto inicial. Y, a pesar como bien lo dice Eduardo, - no nos conocemos hasta la fecha – empecé a enviarle información, fotos y datos que pudieran contribuir a sus artículos con que cada semana nos ha ido deleitando. Hoy, tras varios meses fuera de mi ciudad por razones laborales, me encuentro con esta grata sorpresa de ser parte de un artículo suyo de especial consideración y carga emocional. El cual le agradezco con enorme deferencia.

    En el caso de “Chimango” Mazzo, lamentablemente no lo vi jugar, siempre escuché las mejores referencias de él como jugador linajudo y pundoroso que se ganaba el aplauso de la hinchada a punta de garra y temperamento. No creo equivocarme, pero desde mi modesta opinión se trataría del jugador más popular que vistió la camiseta galvista en toda su historia, pues no había lugar donde “Chimango” no reciba tanto cariño y reconocimiento del pueblo en general.

    Tanto así, que tenía dos grandes admiradores, el “maestro” Roberto Challe y “El cabezón” Ramón Mifflin, quienes al llegar a Chimbote entre los años 1996 y 1998 a dirigir al Deportivo Pesquero alababan frecuentemente a “Chimango”.
    Challe decía: “Si el negro no se lesionaba, era titular en México 70’, pues DIDI lo pre-seleccionó para ese mundial”. Mifflin por su parte contaba que cuando “Chimango” estaba en la cancha, ningún delantero quería enfrentarlo, pues pasaba el jugador o la pelota, nunca ambos. “Ese negro daba miedo, pues era temible” agregaba “el cabezón”.

    Enrique Villón (“Chicoco”) utilero de la época de oro del Gálvez me contaba que antes de cada partido, en el camarín “Chimango” vociferaba para inspirar ferocidad al equipo: “¡¡Tío, limpie bien esas tabas (chimpunes) por que en la suela a quedado harta carne del último partido!!” Se refería a que los delanteros rivales debían haber salido con un pedazo de pierna menos.

    En fin, no quiero extenderme demasiado… Culmino reiterando mi agradecimiento a Eduardo a Motta, Marco Antonio Arroyo y Luis Sánchez por sus acotaciones dadivosas a mi persona.

    Invocando (una vez más) que no se cierre el presente blog, me despido con el aprecio de siempre.
    Atte.
    MIGUEL A. KOO CHÍA
    Juliaca – Puno - Perú

    ResponderEliminar
  12. Miguel:
    Monumental escrito el que nos acabas de remitir. Escrito con fraternidad conceptuosa, aderezada con conocimiento del tema, y salpicada de agudas anécdotas. Lo que nos cuentas, le pone las pinceladas finales al cuadro de "Chimango" que hemos querido pintar, y llega nítido a nuestros lectores para instalarse en sus mentes para siempre.
    Muchas gracias... una vez más!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  13. Nuevamente, Eduardo nos regala otro emocionante pasaje. Solamente espero que no se cumpla su amenaza de pararle a sus relatos en este blog, para que podamos seguir disfrutando de sus palabras y esas fotos que para muchos pueden ser entrañables. Un abrazo, Eduardo, y un saludo a los lectores.

    ResponderEliminar
  14. Felipe:
    Muchas gracias. Hemos completado el círculo de la historia galvista que nos propusimos legar a Chimbote. Tu padre fue parte importante de esta historia y tú, a tu manera, también apareces en ella.
    "CONFESIONES A UN ÁRBOL", es el título de mi nuevo proyecto, y hago votos por seguir contando con tu compañía.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  15. ¡Caramba! confieso que no tengo la experiencia para responder a mi gran amigo Fabián, pero lo que dice es bueno ¿Verdad?
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  16. QUE HERMOSO CONTAR TUS VIVENCIAS AMIGO. DEBE SER FANTASTICO ACERCARSE A ALGUIEN QUE ES ESPECIAL PARA UNO COMO FANATICO, Y A ESA EDAD MAS TODAVIA. LO HERMOSO DE TODO ESTO ES COMO EL RESPONDIO CON HUMILDAD... PERO NO PODEMOS ESCAPAR A LA REALIDAD: HERMOSA CARRERA LA QUE TUVO PERO UN TRISTE FINAL...PERO DE TODAS MANERAS SE MERECE MI RESPETO, ASI COMO A TI TAMBIEN, SIEMPRE TE RESPETARE.
    CON MUCHO CARIÑO,
    NOEL

    ResponderEliminar
  17. NOEL:
    Nuestro cariño y respeto es recíproco. Tenemos medio siglo de amistad... Y el Restaurante Acapulco de este relato forma parte de tus vivencias también!!

    En cuanto a Chimango permíteme transcribir parte de un artículo que escribí anteriormente sobre este personaje: "Mientras fue un destacado jugador, mantuvo el equilibrio y el cuidado de su vida personal. Lamentablemente ello no duró todo el tiempo, y perdería la brújula de la vida, hasta que luego vendría su desaparición prematura.

    Sin embargo, quienes lo vimos vestir la casaquilla galvista, lo recordamos como un correcto deportista que brindó lo mejor de su profesionalismo en cada encuentro, llegando incluso a ser capitán del equipo del pueblo".

    Un abrazo Noel,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  18. EDUARDO:
    POR ACA OTRA VEZ, PERMITEME UN COMENTARIO FINAL.
    ME CONSTA QUE CHIMANGO MAZZO COMO FUTBOLISTA Y PERSONA FUE ADMIRABLE. A PESAR DE SUS PROBLEMAS SIEMPRE MANTUVO SU HUMILDAD, POR LO CUAL YO LO REPETO BASTANTE. TU SABES QUE UNA PERSONA COMO YO, QUE TUVO PROBLEMAS EN LA VIDA, NO PUEDE JUZGAR A LAS PERSONAS POR ERRORES COMETIDOS, SEAN ESTOS PARA BIEN O PARA MAL DE CADA INDIVIDUO.

    POR OTRA PARTE, EL RESTAURANTE ACAPULCO ES PARTE DE HERMOSAS VIVENCIAS QUE TUVE EN MI JUVENTUD, PODRIA LLAMARLO “LA ESQUINA DEL MOVIMIENTO”. DONDE, CON MIS AMIGOS DE ESE ENTONCES HICIMOS Y VIVIMOS COSAS QUE PARA NOSOTROS FUE '''CHEVERE''' PERO QUE CON EL TIEMPO TUVE QUE PENSAR Y TRATAR DE MEJORAR, YA QUE DE ESO SE TRATA, DE SER UNA PERSONA DE BIEN PARA BIENESTAR MIO Y MI FAMILIA. LAS COSAS QUE SE HICE EN MI JUVENTUD, DE UNA MANERA U OTRA ME HAN PERMITIDO ENTENDER LAS COSAS, Y EN BASE A ELLO HE PODIDO CONSTRUIR LO POCO QUE SOY EN DIA.
    UN ABRAZO AMIGO DE TODA LA VIDA,
    NOEL

    ResponderEliminar
  19. Noel:
    Como nos dice el poema de Rubén Darío:
    "Juventud, divino tesoro,
    ¡ya te vas para no volver!
    Cuando quiero llorar, no lloro...
    y a veces lloro sin querer...
    ¡Mas es mía el Alba de oro!"

    Noel, tu has construido una familia de oro, y yo me siento orgulloso de tu amistad. Otro abrazo para tí y tu linda familia,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  20. José Luis Murillo Chinchayán4 de septiembre de 2011, 23:28

    Buena la anécdota de la niñez de nuestro amigo Eduardo con Chimango, yo lo conocí en un Restaurant Bar en Chimbote, con mi primo Mañuco y con Gerardo Echevarría. (Q.P.D.G.) Lo invito a brindar con nosotros, él lo hizo gustosamente demostrando ser una buena persona.
    Eduardito la bicicleta es para la foto, por que todavía te faltaban piernas para manejarla.
    José Luis

    ResponderEliminar
  21. José Luis:
    Gracias por escribir. En mi próximo viaje a Perú te visitaré y haremos ese brindis (... en mi caso con Inka Cola) Recuerdo la foto de la bicicleta... y es como tu dices!!
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  22. Eduardo:
    Gran artículo, sensible y entrañable. Entiendo que Chimango falleció relativamente joven, recuerdas el año y en  que circunstancias murió? 
    Felicitaciones por tu trabajo 
    Un gran abrazo
    Carlos

    ResponderEliminar
  23. Carlos:
    Gracias por tus palabras. Tentativamente te digo que Chimango falleció en 1998 (... estoy buscando la confirmación de este dato)
    Aparte te digo que tengo un recorte periodístico SIN FECHA (ni logo) que dice: “Chimango: Los familiares del ex jugador Demetrio Mazzo han comentado que no fue tan acertada la operación que le hicieron a éste para extirparle un tumor de la columna... Y su deceso ocurrido el pasado martes, amerita una investigación. Falleció en el hospital Santo Toribio de Mogrovejo".

    Aprovecho la oportunidad para felicitarte por tu sensacional blog: “Fotos del Futbol Peruano” (... mi blog de deportes favorito en el Perú)
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  24. Mi recordado Eduardo he leido con gran detenimiento tu blog y me ha causado mucha emoción y a la vez nostalgia al recordar a nuestro Chimango...eres un gran escritor y tu familia de Alemania nos sentimos muy orgullosos de ti...suerte y para adelante hermano...bendiciones!!!
    Mary
    Berlín, Alemania

    ResponderEliminar
  25. Mary:
    Es la primera vez que me escribes a este Rincón de los Recuerdos... y eres bienvenida!! Ya sabes que proximamente empiezo un nuevo proyecto (CONFESIONES A UN ÁRBOL) a lo mejor nos vamos viendo más seguido por ahí.
    Un abrazo,
    tu Eduardo

    ResponderEliminar
  26. Eduardo:
    No cabe duda q el articulo concerniente a Chimango me trajo muchos recuerdos de muchos años atrás y tu tambien Eduardo, por tu manera de narrar aquellas añoranzas de la niñez. Yo tuve mucha suerte de conocer a muchos jugadores nacionales e internacionales de gran renombre, y uno de ellos fue Chimango, nos llegamos a conocer de una manera muy simple, en el terreno del futbol, tambien solíamos conversar cuando ya no jugaba a causa de una lesion. Yo le llamaba “tio” y él me respondia “sobrino” con mucho cariño. Cuando pasaba con la camioneta donde él trabajaba era igual, se paraba y nos poniamos a charlar de futbol.

    La ultima vez q lo vi fue frente al “Hueco en la Pared”, durante una visita q hice a Chimbote, y yo estaba reunido con varios futbolistas locales. Me di cuenta que las cosas ya habían tomado otro curso para él, me dio mucha pena, le di algo. Como eramos “recontra cuates” me conmovio verlo asi, pero como tu sabes los años pasan y ya no son los mismos. Pero lo más importante es q fue un jugador de mucho coraje y abnegado por hacer las cosas muy bien.

    Bueno Eduardo, continúa con tus escritos que tantos recuerdos nos traen. Abrazos y besos a tu señora y por supuesto para tu hermosa hija, bye.
    Armando

    ResponderEliminar
  27. Armando:
    Muchas gracias por seguir atento a nuestros escritos desde Bélgica. Efectivamente, conocemos tu carrera futbolística, e indudablemente conociste a mucha gente del deporte. En cuanto a Chimango, todos nos quedamos con los buenos recuerdo de las épocas de oro de su carrera deportiva que tantas alegrías trajo para Chimbote.
    Saludos para la familia.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  28. Alberto Quevedo-Serrano5 de septiembre de 2011, 09:53

    Querido Eduardo,
    
Hoy día 04.09.2011 cuando estaba trabajando con mi hijo menor, Mayu, que ya tiene 15 años, vino brevemente a saludarnos mi hijo mayor, Inti, quien ya tiene 18 años. Una vez que Inti se retiró, Mayu dijo en voz alta: "... Inti es mi hermano preferido...” Yo, al escucharlo, le dije: “Ustedes son tres, y tu hermana Luz Killa ¿no es preferida tuya?” Mayu respondió: "Si, también, pero Inti siempre fue bueno y amable conmigo desde que fuimos muy pequeños". “¡Ah! entiendo” le respondí diplomaticamente. 



    Pero al decirle esto, se me vino a mi mente la siguiente conjetura y en silencio me pregunté a mi mismo: “tú Alberto, ¿tienes como Mayu algún hermano preferido?” Y yo me respondí a mi mismo: "No, yo los quiero a todos por igual", pero en lo profundo de mi corazón sonó nostalgico un sonido, como si fuera una enorme campana de alguna vieja Iglesia. 

Se me vino a mi mente la información de mi infancia. Y recordé que cuando eramos muy pequeños, y vivíamos en nuestro querido Chimbote tuve un hermano que fue más que un hermano: fue mi amigo, mi compañero, mi camarada, mi entrenador físico, mi compinche de caminatas, de trabajo y mil jornadas, mi compañero de cuarto y cama, etc., etc.

    

Y fue precisamente la respuesta a esa pregunta la que encontré con un par de horas de anterioridad a este momento en que leo tu hermoso relato. Esa campana que sonó en mi corazón hace dos horas la veo ahora escrita en tus líneas y en tus recuerdos. Inclusive, al ver la foto de tu niñez (que acompaña tu artículo), confirmé que mi corazon no se habia equivocado.

    

Es hermoso tu relato, y contento puedo apreciar como tu puedes unir la experiencia infantil de un niño de nuestro puerto, con una parte del sentimiento chimbotano como es el José Gálvez FBC, y todo ello con un futbolista muy querido como fue Demetrio Mazzo, personaje a quien yo llegué a conocer y vi jugar en el Estadio Vivero Forestal.

    Asi mismo recuerdo que en aquellos tiempos Chimango paseaba siempre por el centro de Chimbote, la Urb. 21 de Abril, el Barrio El Progreso, etc. y los niños al verlo le gritábamos "¡Chimango!” y él siempre fue muy amable con la gente, siempre brindaba una gran sonrisa.

    Mas bien a quien no llegué a conocer es al señor Miguel Koo Chía quien parece tener una gran colección de fotos y con su ayuda, ahora, Chimbote recobra parte de su historia. En cuanto a Felipe Fulop por ese entonces era un niño como yo.

    
Veo en tu blog a muchos personajes, algunos casi anónimos pero ahora rescatados para la Historia de Chimbote, La historia de nuestro pueblo, su cultura y su gente, esa razón que hace posible integrar sentimientos más que otras razones.
Gracias por compartir esta historia.

    Un abrazo,

    Alberto Quevedo-Serrano

    ResponderEliminar
  29. Alberto:
    En aquellos viejos tiempos, en las polvorientos días de Chimbote, la manera como solíamos llamarnos era: "Compañeros de aventuras".
    Te quiere,
    Eduardo

    p.d.: Estimados lectores, les presento mis disculpas por esta digresión personal.

    ResponderEliminar
  30. Eduardo, Traer a la mente esos momentos de nuestra infancia, nos carga de emoción e ilusión, que bueno que continúes aun en la brega deleitándonos con tan hermososo recuerdos.
    Un abrazo,

    ResponderEliminar
  31. Bernardo:
    Muchas gracias. Mantente atento a nuestro próximo proyecto (CONFESIONES A UN ÁRBOL)
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  32. Eduardo,
    Sobre Chimango te puedo decir que en aquel entonces mi papá, Dante Gallegos Benavides (Qepd), cuñado de Isaac Fulop, en su coche, llevaba futbolistas a las diferentes ciudades donde jugaría el Gálvez. En aquel entonces no se viajaba en bus y Chimango siempre quería ir en el Dodge de mi viejo. Así mismo, un día (de los pocos que vi entrenar al Gálvez, pues estudiaba en Trujillo en El Ramón Castilla) vi una pelea entre Chimango y si no me equivoco con Otorino Sartor, el portero, por una dura entrada, aunque los detalles no estoy muy seguro, disculpa.
     
    Bueno para lo que necesites.
    Un abrazo
    Jorge, desde Valencia-España.

    ResponderEliminar
  33. Jorge:
    ¡Extraordinarios recuerdos!
    Abre tu propio baúl de los recuerdos... y sigue contándonos tan sabrosas historias.
    Muchas gracias.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  34. El Trovador del Norte15 de septiembre de 2011, 05:19

    Bueno el apunte sobre Demetrio "Chimango" Mazzo, a quien en la vieja jerga futbolística de los 70 se identificaba como un "defensa rayador". Era un jugador de tranco largo, recio, astuto, jugaba a la anticipación y se proyectaba muy bien por su banda. Además con ese "mar Caribe" imponía respeto en su área. Cierto lo que dice el "Cabezón" Mifflin.
    Sus mejores partidos con la casaquilla del Gálvez los jugó en el estadio del Vivero Forestal. Cuando iba al Nacional como que se chupaba.

    En cuanto a Isaac Felipe Fulop (padre), era un dirigente de perfil bajo pero expeditivo. Como debe ser. En el ambiente futbolístico y las canchas más popular era el delegado Moisés Zaidman, quien cuando aparecía por el palco oficial del estadio Nacional era saludado con repetidos Moshe....Moshe.......situación que no le gustaba para nada al famoso manicero "Cucaracha", quien mirándolo de soslayo decía: "Cucaracha por arriba.....cucaracha por abajo...a mi que chu....carajo".

    Este apunte sobre Felipe, Miguel, Chimango y Eduardo está saliendo más largo que el inolvidable tren de carga Chimbote- Huallanca y es que la gente no quiere que se vaya el blog.
    Un abrazo,
    El Trovador del Norte

    ResponderEliminar
  35. Amigo "El Trovador del Norte":
    Como siempre mi agradecimiento por tus excelentes comentarios. Después de este proyecto (El Rincón de los Recuerdos), síguenos en este otro: "CONFESIONES A UN ÁRBOL".
    Para tí, un abrazo fuerte y prolongado (... como el inolvidable tren de carga Chimbote- Huallanca)
    Eduardo

    ResponderEliminar
  36. Estimado Eduardo,
    Me siento muy agradecido por darnos la oportunidad de volver a sentir alegrias, vividas, a través de la lectura, mas aun cuando se trata de nuestro querido Jose Galvez. Chimango Mazzo fue uno de los jugadores mas populares del Galvez, el zambito Chimango era exquisito para patear los tiros libres, menciono exquisito por un detalle que hacia: ANTES DE TOMAR CARRERA PARA SHOTEAR EL BALON, GOLPEABA EL GRASS DEL CAMPO CON LA PUNTA DE SU CHIMPUN, y eran tiros que se iban al fondo de las redes.
    BENDICIONES,
    Guillermo

    ResponderEliminar
  37. Guillermo:
    Soy yo el agradecido por tu lectura y por tus líneas. Continúa visitándonos. Pronto empiezo un nuevo proyecto, se llamará: "CONFESIONES A UN ÁRBOL".
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  38. Estar lejos de tu pais y leer la historia del Jose Galvez, mucho mas de Papi Ostalaza, te traslada a la epoca de tu juventud, tuve la suerte de trabajar en Siderperu y tratar con el gran capitan y comparto todas las referencias a su persona de este humilde chimbotano.
    Julio Colchado

    ResponderEliminar
  39. Eduardo
    Haces recordar los tiempos gloriosos del futbol chimbotano que están, que duda cabe, anudados a los años de nuestra infancia que son los que nunca se olvidan aunque sea como una emoción que nos visita con un aguijón en alguna parte de nosotros.
    Gery

    ResponderEliminar
  40. Julio Colchado y Gery Vereau:
    Muchas gracias por escribir. El Gálvez es parte inherente de la historia de Chimbote y de los hijos de esta tierra de promisión. Y es así como nuestros recuerdos comunes están marcados con los colores de la franja roja.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  41. Gracias por tu letras, eres un escritor soñador y narrador que me emociona cuando leo y me meto en la historia. Conocí a Chimanguito gracias a mi padre Vigiberto Santana, durante el tiempo del 80 a 91 yo conducia los buses de Tepsa y siempre lo veia, y mi padre lo queria mucho y él estimaba a mi padre, conversabamos mucho. Gracias a los que lo recuerdan siempre bien, como debe de ser, gracias por dejarme leer tu narraciones.
    Abrazos,
    Víctor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Benjamín Reyes Lebre12 de julio de 2015, 14:07

      Víctor, leyendo tus líneas descubro que eres hijo del profesor Vigilberto Santana, a quien recuerdo con afecto por su dedicación al fútbol y la gran deferencia hacia mí como jugador. Lo abrazo a través de ti. QEPD y DDG

      Eliminar
  42. Víctor:
    Gracias por leernos y escribirnos. Tu padre, don Vigiberto Santana, es parte de la historia de Chimbote. Trabajó en diversos equipos de la región Ancash y su nombre está asociado con una época importante del deporte nuestro.
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  43. MANUEL NAVARRO LAZARO3 de diciembre de 2011, 08:28

    Gracias por recordar a uno de los mejores jugadores que pasaron por el Fútbol Chimbotano. Te cuento que soy hincha de "SIDERPERU", pero asistia al estadio a observar los partidos de "JOSE GALVEZ", en la profesional y recuerdo el partido que el elenco Chimbotano se enfrento al "DEPORTIVO MUNICIPAL", donde jugaba el gran "HUGO SOTIL", me encontraba en la tribuna occidente y recuerdo la jugada del "CHOLO", cuando se para en esta banda pisando el balón y salen a enfrentarlo "CHIMANGO" y el "LOCO VIDAL", desde las tribunas los aficionados incitaban a estos jugadores por su reciedumbre para que atropellaran al "CHOLITO", pero éste con su habilidad al momento que ambos se disponen a arrollarlo les hace el famoso "Sombrerito" y saltando encima de los dos se encamino hacia el arco a convertir un gol causando risas entre los aficionados.

    Pasado el tiempo me junte con el gran "CHIMANGO" en un equipo del barrio "El Acero", participando en un campeonato de minifútbol donde quedamos "Súb-Campeones", y la verdad que me siento orgulloso y halagado de haber compartido juntos tardes de fútbol de alegrías y talvez penas con este magnifico jugador del cual guardo gratos y grandes recuerdos.

    Una vez mas te agradezco de todo corazón y sigue para adelante con tu blog deportivo de vivencias Chimbotanas hasta luego.
    MANUEL

    ResponderEliminar
  44. Manuel:
    Gracias por leernos y escribir todos estos hermosos recuerdos tuyos que enriquecen la historia de Chimbote. Yo también estuve en el estadio ese domingo de 1971, cuando "El Loco" Jorge Vidal marcó al "Cholo" Sotil, y el uruguayo Nicolás Mastoro marcó al goleador del municipal, Manuel Mellán.

    Acá te dejo mi correo para que me escribas y podamos intercambiar recuerdos y puntos de vista: edquevedo@yahoo.com
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  45. Hace poco me comentaron que el gran Demetrio "Chimango" Mazzo se hizo adicto a la Pasta Basica de Cocaina y se entregpo por completo a este terrible habito de fumar tolas a diario. Yo lo admiré y seguí su carrera. Gran defensa que pudo haber llegado mas lejos.
    Saludos,
    Oscar Dextre

    ResponderEliminar
  46. Papi Sánchez

    Estimado Eduardo:

    Histórica foto de Chimango con otros dos referentes de Gálvez: Lucho Palomino y Pepe Acosta. Palomo, como cariñosamente se le conoce, llegó a Chimbote en 1971 y fue, junto a Chimango y Mariano Loo, los únicos que quedaron de ese equipo para el año 1972, cuando José Gálvez armó un equipazo: César Cueto, Otorino Sartor, el negro Prado, el gran Roberto "Tito Elías", Roberto "el Perro" Aguero, Juan "Papocho Rubianes" y Cuchala Larios. Y terminó su carrera en el club del pueblo.

    Arturo "Pepe" Acosta, chimbotano, apareció en el club de la franja a fines de los 60 junto a César Peralta, Hernán "Mono" Capurro, Andrés "Chalaquito" Alva, Germán "Papi" Ostolaza, Carlos "Superman" Alvarez, Rodomiro "Bocón" Del Solar. Qué tales jugadorazos. Pepe estuvo en José Gálvez hasta el año 72, porque desde 1973 emigró al tradicional rival: Siderperú, equipo en el que terminó su carrera y al que le dio grandes logros. Más atrás se nota a Otorino Sartor y al negro Prado.

    Chimango Mazzo apareción en Octavio Espinoza de Ica, y siempre destacó por su fortaleza física, su proyección y, sobre todo, por la garra que le ponía. Esos méritos, además de su juventud y porque se proyectaba como un gran marcador derecho, fueron determinantes para que fuera contratado por Alianza Lima. Lamentablemente en el equipo de mis amores no llegó a jugar porque tuvo un accidente automovilístico en el que casi pierde la vida. Prácticamente fue desauciado para seguir jugando al fútbol. Y fue José Gálvez, cuando ningún equipo lo quería contratar, el que le dio la oportunidad de volver a lo que más le gustaba: jugar. Por eso el cariño a nuestro querido Chimbote. Antes del accidente, Didí lo tenía en sus planes para la selección peruana de 1970.

    Posteriormente vino la historia triste del gran Chimango, que es preferible no contarla para no manchar todo lo bueno y lo grandioso que fue su paso por José Gálvez. Cuando estaba en una situación bastante delicada, Teófilo Cubillas decidió llevarlo a Lima. Creo que un gran error porque a los pocos años falleció y su muerte pasó desapercibida. Chimango debió quedarse en Chimbote y sus restos debieron quedarse acá, en esta tierra que lo acogió como un chimbotano más y donde dejó huella de su paso por esta vida: su familia.

    Demetrio "Chimango" Mazo es, definitivamente, no sólo un referente en el club del pueblo sino patrimonio de nuestro querido Chimbote. Porque fue acá donde renació para el fútbol.

    Papi Sánchez

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Papi:
      Un placer contar con tu conocimiento y tu talento. Gracias por tu lectura. Concuerdo perfectamente con toda la información que aportas, incluso con el dato relacionado a los planes que tenía Didí para Chimango. He tenido la oportunidad de ver una foto de la Seleción Peruana pre-eliminatorias del '70 y en ella se puede apreciar a Chimango.

      En cuanto a la primera foto que acompaña el presente artículo, tengo la impresión que el jugador que aparece a continuación del portero Otorino Sartor, sería el goleador Marco Portilla.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  47. HOY LE GANAMOS AL CRISTAL .. ARRIBA GALVEZ ......

    ResponderEliminar
  48. CRISTIAN DE LA ROSA GÁLVEZ7 de diciembre de 2012, 19:45

    Hola Eduardo para comenzar nací en Chiclayo y mi segundo apellido es Gálvez es por eso el cariño al club es algo muy dichoso llevar el apellido de un héroe y a la vez de un equipo con mucha tradición e historia como Gálvez.

    Me dolió no haber podido clasificar a la sudamericana pero bueno será para el proximo año.
    CRISTIAN DE LA ROSA GÁLVEZ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Cristian, bienvenido al Rincón de los Recuerdos. Si te gusta la historia Galvista, estás en el sitio correcto. Tu apellido también parece ser el correcto para amar al José Gálvez FBC.
      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  49. LLEGUE A CHIMBOTE 1972, CONOCÍ A GOZZER Y TAMBIEN A CHIMANGO, MUY ASIDUO A MI CONSULTA FRENTE AL CINE PACIFICO, QUE TIEMPOS, ME LLENA DE EMOCION ENTRETENERME CON ESTOS RECUERDOS, GRACIAS A ROLANDO Y EDUARDO POR TENER FRESCA TODAVÍA MIS CORRERÍAS POR ESE CHIMBOTE SIN ASFALTO Y CON CASAS DE MADERA. SALUDOS Y UN FELIZ AÑO 2013.
    FREDDY

    ResponderEliminar
  50. Estimado Freddy, gracias por escribir. Un cariñoso saludo y un feliz año nuevo para ti y tu familia.
    Eduardo

    ResponderEliminar
  51. Hola, yo estudié primaria en la desaparecida Escuela "Minerva", y Conocí a un compañero de clases, que la verdad no recuerdo su nombre, solo que se apellidaba Quevedo Serrano, la promoción fué 1966. Espero que seas tú, solo los recuerdos que quedan en nuestras mentes que perdurarán toda la vida. También soy Galvista de corazón, siempre he seguido los partidos del equipo del pueblo. Una anécdota, fué con un tal Techera, cuando un domingo el Gálvez ganó a la U, en 1971, junto con chimango Mazzo, celebraban en una camioneta el triunfo, pasaban por la 9na, cuadra de la calle Pizarro (donde vivía), ellos mismos gritaban, y que tal algarabía, entonces fué que al parar dicha camioneta, aprovechamos con unos amigos, adolescentes por ese entonces, y nos dieron sus autógrafos. "chimango" fué el más asediado, ya que siempre fué muy carismático.
    Pasó el tiempo, cuando ya no jugaba, por motivos de problemas personales, en una oportunidad caminaba en la noche por mi calle, lo reconocí y me pidió dinero, y lo veí muy delgado, "abandonado" personalmente y con cicatrices en su cara producto de un accidente de tránsito que tuvo. Era la perdición de su vida. La verdad que no accedí a darle dinero, porque compraba licor o droga.
    Recuwerod que tuvo un hijo que jugaba para un club profesional, solo recuerdo que cuando estuve el estadio Manuel Gómez Arellano, muy cerca a él, visualicé sus lágrimas que caían cuando veía jugar a su hijo, y postrado en el alambrado arengaba a su hijo. Recuerdo que fué cuando jugaba el SIPESA con el Boys.
    Tantos recuerdos, pero nunca olvidaremos al hombre que se quedó para siempre en Chimbote, dejando otras oportunidades, que pudo haber alcanzado para siempre.

    Por siempre,
    Segundo Peyesreye A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Segundo, gracias por escribir y por compartir tan lindos recuerdos de tu experiencia personal con el José Gálvez FBC. Este Rincón de los Recuerdos tiene un artículo sobre el partido Gálvez-"U" a que te refieres (fue en 1972) Lo encuentras en el índice de la página inicial. En el artículo "Las Fotos No Vistas" encontrarás una nota sobre Rubén Techera.

      Mi hermano Roger terminó la primaria en la Escuela Minerva en 1966. A él lo encuentras en Facebook con el nombre Roger Quevedo, actualmente vive en Cajamarca.

      Un abrazo,
      Eduardo

      Eliminar
  52. no lo conosco en persona pero interesante lo escribe yo fui campeon con jose galves el 2005 y me siento orgullozo de este logro y mas que fue la camiseta de jose galves y ver tambien sus articulos muy interesantes exitos un abrazo el lokito apoloni

    ResponderEliminar
  53. lo felecito por sus articulo de recuerdos muchos jugadores no saben de lo fue el y los jugadores que vistieron esa casaquilla de jose galves sabes mi padre jugo en san cristobal de moro lito apoloni me conto de un jugador chimango mazo que tambien jugo en moro esos años,sabes yo fui campeon 2005 con jose galves y hay conoci muchos jugadores de los años 70 papi ostolaza,torito luces,lucho palomino y muchos mas que me contaban las historias muy lindas de esas epocas tendria tantas cosas que contar ya sera para proxima un abrazo y bendiciones el lokito apoloni

    ResponderEliminar
  54. Estimado Eduardo, me has hecho recordar esis años memorables de nuestro querido Jisè Galvez, tuve la oportunidad de conocer de cerca y tratar a Chimango Mazo, un gran deportista,diò grandes alegrias a Chimbote con su futbol, entrega a la camiseta blanquiroja, gracias por hacernos remontar al pasado glorioso de nuestro equipo chimbotano.

    ResponderEliminar
  55. Me alegra mucho que todos ustedes lo recuerden con mucho cariño a mi Abuelo Demetrio Mazzo y tambien conocido Chimanguito siempre sera de Jose Galvez 😍

    ResponderEliminar