15 enero, 2011

1971: El BARRIO SAN ISIDRO Y EL PARTIDO DE LOS PENALES

A la memoria de 
Julio Guzmán Gonzales   
y Alejandro Quevedo Acosta,
líderes fundadores del 
Barrio (Prolongación)
San Isidro.
1971: El BARRIO SAN ISIDRO Y EL PARTIDO DE LOS PENALES
POR: EDUARDO QUEVEDO SERRANO
Del Canchón del Estadio Vivero Forestal de Chimbote
al Coloso de José Díaz (Estadio Nacional de Lima) El
José Gálvez FBC hace su ingreso para su debut en la 
Gran Final de la Copa Perú de 1971 (Foto: Diario La
Crónica de Lima-Perú del 26/04/1971)
El martes 13 de abril de 1971, el José Gálvez FBC de Chimbote-Perú derrotó a los Diablos Rojos de Chiclín, en un partido extra de desempate jugado en el Estadio Lolo Fernández de la “U” en Lima. De esta manera, se clasificó para la Gran Final de la Copa Perú, donde enfrentaría a los otros cinco equipos ya clasificados: Mariano Melgar de Arequipa, Unión Tumán de Chiclayo, C.N.I. de Iquitos, Cienciano del Cuzco, y Social Deportivo Huando de Huaral.
La fecha de inicio de la Gran Final, fue marcada en el calendario de esta manera: Domingo 25 de Abril de 1971. Y los tres mejores equipos de este torneo ingresarían a la élite profesional del futbol peruano.
Mientras se esperaba la fecha indicada, Chimbote se desbocó en una gran fiesta popular de alegría, optimismo,  y expectativa. Nunca antes Chimbote había estado tan cerca de llegar a la liga máxima del deporte rey. Después de la terrible experiencia del terremoto de 1970, Chimbote volvía a sonreír.
El  Domingo  25  de  Abril  de  1971  en  el   Estadio 
Nacional de Lima, el  equipo rojinegro  -Melgar- fue 
superior al equipo de la franja roja  -Gálvez-  (Foto:    
 Diario  La Crónica de Lima-Perú del 26/04/1971)
En 1971 yo tenía diez años de edad. En casa, la tiranía de la estrechez económica no permitía tener una radio a pilas, así que mis hermanos y yo solíamos vagabundear por las calles del barrio, buscando algún lugar donde escuchar las transmisiones radiales venidas de diferentes partes del país. 
Para tal fin, teníamos varios lugares favoritos, por lo general eran viviendas  destruidas por el terremoto, y cuyas paredes habían sido remplazadas por esteras, así que desde la calle se podía escuchar lo que las radios transmitían en el interior de las casas. Pero la tarde del domingo 25 de abril de 1971, yo quería un lugar más cómodo, para disfrutar de cada segundo del esperado debut del José Gálvez FBC, enfrentado al Mariano Melgar de Arequipa.
Y este lugar fue el taller de reparaciones de triciclos y bicicletas del vecino Pedro “Pedrito” Pinedo Rojas, ubicado en la cuadra catorce de la Avenida Aviación, entre las viviendas de su suegro don Marino Peláez Rodríguez y el carnicero Lucho Prieto Gonzales.
Dos  capitanes  históricos:  Germán “Papi”  Ostolaza 
(Gálvez) y Armando Palacios Escalante (Melgar), se 
saludan antes de iniciar el partido. Aparece también 
en  escena  el  árbitro  Erwin   Hieger   (Foto:  Diario 
La Crónica de Lima-Perú del 26/04/1971)
El Melgar de Arequipa, había llegado a Lima como el súper favorito para ganar la final. Era un equipo experimentado, sólido y afiatado en todas sus líneas; además, el año 1966 ya había jugado en la élite profesional. El José Gálvez FBC era un equipo bisoño pero atractivo, su juego preciosista de pases cortos fue siempre bien recibido en las graderías; aunque en realidad, la crítica especializada limeña no le otorgaba mayor chance para hacerse de un lugar en la liga profesional.
El barrio San Isidro parecía desierto aquel día. Era como si toda la gente hubiera viajado a Lima a expectar el partido. La emoción martillaba duro en los corazones chimbotanos. Y no era para menos: El Equipo del Pueblo, el Equipo de los Carniceros, acostumbrado a jugar en el modesto canchón del  estadio local, ese día entró al gramado de juego del legendario Estadio Nacional de Lima donde casi 50,000 almas rugían de manera intimidante. Era como haber entrado a la cueva de los leones. 
Y el novato equipo chimbotano pagó el precio del debut.
Vista  actual  de  la  cuadra  catorce de la Avenida 
Aviación Barrio  San  Isidro,  Chimbote-Perú. A  la  
izquierda    el    Colegio  Santa  María  Reyna,   al  
fondo  la Iglesia San Francisco de Asís.
En el taller de la cuadra catorce de la Avenida Aviación, un nutrido grupo de personas nos acomodamos para escuchar el partido. Pedrito Pinedo y sus operarios parchaban cámaras, arreglaban cadenas y centraban aros de  triciclos que cargadores del servicio del transporte de bultos, movilizaban desde el centro de la ciudad hasta las diferentes viviendas de los barrios vecinos. 
Aproximadamente a las 1:30 pm el árbitro Erwin Hiegger dio por iniciado el partido. Cinco minutos más tarde el Gálvez ya perdía por uno a cero. Una infracción de José “Pepe” Arias en el área penal fue sancionada con la pena máxima, y ejecutado diestramente por el arequipeño Luis Ponce Arroé. En el taller de Pedrito Pinedo nos empezábamos a poner nerviosos, pero no faltó alguien que dijera: “No se preocupen, los muchachos recién están calentado.”
El partido de aquél día varió la fisonomía dominguera del barrio San Isidro, pero había algunas rutinas tan acendradas en la vecindad, que ni siquiera el mejor partido de futbol del mundo podía alterarlas. 
Titulares del  Diario La Crónica de  Lima-
Perú  del  26/04/1971.  Un  día  después 
del Partido de los Penales.
En ese entonces vivía en el barrio un vecino de no más de un metro veinte de altura, su casa se ubicaba en la cuadra nueve de la Avenida Aviación, frente a la panadería de don Andrés Vásquez Mendoza. Su nombre era Melesio Loyola Cortez, pero todos lo conocían como “El Jorobadito Loyola”. Los domingos este buen hombre, se tomaba unos tragos demás y caminaba de vuelta a casa. En el camino se detenía varias veces y gritaba, “¡Qué viva el Apra!”, y los palomillas del barrio le respondían, “¡Jorobado, que muera el Apra!”.  Entonces el buen hombre se molestaba, les recordaba a sus madres y los perseguía a pedradas.
En Lima, a los 17 minutos del primer tiempo, el equipo chimbotano otra vez es castigado con un tiro penal. Esta vez el back central Pablo Vilela desvió una pelota con la mano, y Luis Ponce Arroé volvió a ejecutar la falta en forma certera. La ansiedad empezó a apoderarse del taller de Pedrito Pinedo, pero unos a otros nos confortábamos con la idea de que “todavía es temprano.”
Eran tiempos en que San Isidro tenía un personaje peculiar. Se trataba de un loco. Un loco de verdad. Había llegado al barrio procedente de la sierra de Ancash y se llamaba Manuel, pero en la calles le llamábamos “Leodán”. En realidad mi hermano mayor Roger lo “bautizó” de esa manera. Leodán tenía una rutina diaria inalterable. Iba al Mercado 21 de Abril a buscar desperdicios para comer y algún ron fuerte para beber. Luego regresaba borracho, cantando frente al taller de Pedrito Pinedo, y una vez caminada la cuadra catorce de la Avenida Aviación, volteaba hacia el jirón Unión frente a la esquina de mi casa. Acá los muchachos le gritaban: “¡Leodán, cántate La Flor de Papa!”, pero él no aceptaba pedidos, y entre la felicidad de su propia locura y sus huaynos ancashinos, se perdía de San Isidro con dirección al Barrio 2 de Mayo, donde su nombre cambiaba de “Leodán” a “Waishco”, y en donde dormía en una cochera sin puerta de la calle Huáscar.
Pájaros cochos (pelícanos)  en  la  Avenida Gálvez de
Chimbote-Perú (Fuente: Chimbote en Blanco y Negro)

En Lima terminaba el primer tiempo con el marcador favorable a los arequipeños por dos goles a cero. En el taller de Pedrito Pinedo nos aferrábamos a la esperanza de que las cosas mejorarían en el segundo tiempo. Pero la verdad era incuestionable: El Melgar era mucho equipo para el Gálvez.
Era 1971 y el puerto de Chimbote todavía disfrutaba del último tramo de la bonanza del buen pescado. Tricicleros vendedores de pescado recorrían las calles de San Isidro ofreciendo robalo, corvina, cojinova, cabinza, cangrejos  y choros. Y mujeres fortachonas de procedencia norteña, portaban gigantescos tazones blancos asentados en un aro de trapo sobre sus cabezas, y cargando  platos y  baldes en sus manos caminaban las calles de mi barrio pregonando “¡Cebiche...cebiche de pejerrey!”
El segundo tiempo del match Melgar-Gálvez empezó en Lima. Doce minutos más tarde una falla inocente de la defensa galvista, que no rechazó una pelota que “se paseaba” en el área, dio lugar a un remate rasante del puntero izquierdo melgarino Emilio Barra, y el marcador se puso tres a cero. A este punto, en el taller de Pedrito Pinedo, el ánimo empezó a cambiar. Un baldazo de agua fría nos volvía a la realidad, y empezábamos a pensar que nuestro querido José Gálvez FBC estaba muy crudo para este nivel competitivo.
Quinto gol del Mariano Melgar de Arequipa, Raúl 
Rosell  de tiro  penal  (Foto:  Diario La Crónica de 
Lima-Perú del 26/04/1971)
Aquellos eran tiempos también en que los niños de mi barrio éramos amigos de los pájaros cochos (pelícanos). Durante los períodos de veda pesquera, los pájaros cochos no encontraban suficiente alimento en los alrededores del muelle, la caleta, y la bahía de Chimbote, entonces invadían las calles de la ciudad, y llegaban a mi vecindad. Los pájaros cochos se apostaban sobre lo alto de las paredes del Mercado 21 de Abril y la Iglesia San Francisco de Asís, y desde ahí se diseminaban hacia las cuadras catorce y trece de la Avenida Aviación. En el jirón Unión, los niños del barrio hurgábamos por desperdicios en las desabastecidas cocinas de nuestras madres, y salíamos en tropel a jugar con los pelícanos.
En Lima, en la jaula de los leones, la suerte del Gálvez ya estaba echada. Por un instante hubo un chispazo de esperanza. A los 17 minutos del segundo tiempo llega un gol galvista por intermedio de Luis Palomino, en el taller de Pedrito Pinedo aún dudábamos si celebrarlo o no,  cuando dos minutos más tarde llega otro penal para el Melgar. Infracción de Arturo “Pepe” Acosta en el área penal, y ejecución implacable del arequipeño Raúl Rosell. Hacia ese instante ya nadie se sentía contrariado con el resultado. Habíamos estado viviendo una fantasía, pero la Gran Final de la Copa Perú nos despertaba a la realidad.
Vista  actual  del Jirón Unión en el Barrio San Isidro, 
Chimbote-Perú.  Esquina derecha, familia Quevedo. 
Esquina izquierda, familia Guzmán (Intersección con
 las  cuadras  trece y catorce  de la Avenida Aviación)
Otra de las imágenes típicas del San Isidro de esos tiempos, eran los semanales combates ideológicos entre los vecinos Alejandro Quevedo Acosta y Anatolio Toledo Campos. Don Alejandro era mi padre y tenía una tienda de abarrotes en la esquina de la Avenida Aviación y el jirón Unión. Don Anatolio era un vecino albañil que vivía a tres cuadras de mi casa, él caminaba regularmente frente a la tienda de mi padre y se detenía para un saludo cordial. Ambos, grandes autodidactas y consumados lectores, empezaban revisando los sucesos internacionales y luego entraban a la política nacional. Mi padre defendía al partido de Haya de la Torre, don Anatolio sacaba la cara por el arquitecto Belaunde Terry. Mientras ellos debatían, yo me iba a escuchar los partidos de futbol, horas después  yo regresaba, y el debate no terminaba. Eran tiempos tempranos en la vida del barrio, y nadie imaginaba que uno de los 16 hijos del vecino albañil, un día llegaría a ser presidente de la república peruana.
En Lima el match todavía no había terminado. Faltaba un penal más para que aquél partido pasara a la historia como “el partido de los penales”. El Quinto gol arequipeño llegó a los 35 minutos del segundo tiempo. Penal ejecutado por Raúl Rosell. Marcador final: Mariano Melgar de Arequipa 5 José Gálvez de Chimbote 1.
Aquél era un día domingo, y como todos los domingos sin excepción, los hermanos evangélicos de la Iglesia de Cristo terminaban la “escuela dominical” y regresaban a casa caminando por la Avenida Aviación. La iglesia se ubicaba en la cuadra trece de esta avenida y, a comienzos de los '70s, tenía como pastor a don Gilmer Orbegozo Ríos; pero yo recuerdo con especial predilección al anterior pastor, don Obdulio Manrique Romero, quien llega a mi memoria como un extraordinario orador, y que noche a noche predicaba el evangelio. Desde el interior de la iglesia los altoparlantes traían la voz del viejo pastor a las casas vecinas, y en la penumbra de la noche, a través de las esteras de mi cuarto, su voz llegaba a mi cama, y yo me quedaba dormido con la palabra de Dios.
El  defensa central galvista,  Germán “Papi” Ostolaza 
se suma al ataque en el  “Partido de los Penales”. El 
Coloso de José Díaz (Estadio Nacional de Lima) luce 
en  todo  su  esplendor.   (Foto:  cortesía  de  Miguel 
Koo Chía)
El partido de los penales terminó en Lima a las 3:30 pm, y poco a poco las calles de San Isidro recobraban su ritmo habitual. Los altavoces del viejo Cine San Isidro, desde la cuadra once de la Avenida Aviación, volvían a invadir el barrio con canciones del argentino Leo Dan y el charro Javier Solís. Algunos vecinos se dirigían al cine cargando sus propias sillas de paja, para ver películas de romanos, o de vaqueros (cowboys). Otros vecinos simplemente regresaban a casa después de la transmisión radial. La gente no estaba molesta sino resignada. Los vecinos se saludaban de una vereda a otra encogiéndose de hombros.  El partido de los penales, había pinchado la burbuja de nuestras fantasías y nos había vaciado la esperanza.
Si a las tres y treinta de esa tarde, una bola de cristal nos hubiera dicho que en los siguientes días el José Gálvez de Chimbote tendría una sensacional recuperación, y se clasificaría a la élite máxima del futbol profesional peruano, nadie lo hubiera creído.
Pero en realidad...eso fue lo que pasó!                        
New Hampshire, USA
Enero del 2011
NOTA:
Si deseas dejar un comentario ten en cuenta lo siguiente: debajo del recuadro para los comentarios aparece una opción que dice “comentar como”. Acá sólo debes seleccionar la opción que dice “nombre” y en este recuadro escribe tu nombre (Deja el recuadro URL en blanco). Si todo esto te parece muy complicado, entonces escribe tu comentario en un e-mail y envíalo a: edquevedo@yahoo.com
Los comentarios van primero al Editor, antes de ser publicados.


21 comentarios:

  1. Hermosos recuerdos llegan a la memoria después de haber leido estos párrafos que llenan de nostalgia saber que uno se encuentra tan lejos de Chimbote y épocas que no volverán, en donde se dejaba en el campo todo , las fuerzas, el amor y la entrega por el futbol y porque Chimbote ocupe un lugar dentro del futbol . Verdad es hermoso, te felicito Eduardo por tan hermosos recuerdos.
    saludos
    Tu amigo
    Moisés Herrera

    ResponderEliminar
  2. Me parece extraordinario el trabajo que estás haciendo, y a la vez es bonito tener personas como tu que nos traen bonitos recuerdos de nuestra infancia; pero te diré que me dio alegria y a la misma vez tristeza de esas fotos de nuestro barrio querido, quizas sea nostalgia de todo lo que vivimos en esa época de nuestras vidas que para mi fue hermoso. FELICIDADES AMIGO

    ResponderEliminar
  3. Estimado Eduardo:
    Siendo todos tus artículos de extraordinario reconocimiento por el trabajo de investigación y rigor que haces gala, este me gusta mas, porque nos brindas una bella fotografía de aquella época, pero es una instantánea con los adelantos actuales. La simbiosis entre el futbol y el lugar que viviste, nos obsequia un retrato hermoso digno de perennizarlo en nuestras mentes.
    Gracias a tu lucidez, transitamos entre los pelícanos y los jugadores que marcaron época, entre el reverendo cuya oratoria llegaba hasta donde él jamas imaginó y los personajes de tu barrio, conocemos mas a dos ilustres líderes de San Isidro, pero sobre todo, reconocemos tu sensibilidad y profesionalidad que entregas en cada prosa.
    Un gran abrazo y esperamos nuevas historias que nos alegran la vida.

    ResponderEliminar
  4. Marco Antonio Arroyo Benites16 de enero de 2011, 04:56

    Eduardo,
    Me vas a disculpar que hoy no diga nada del Gálvez, pero leyendo tu artículo ví la parte de la Iglesia de Cristo, y eso me trajo muchos recuerdos: Mi papá también fue pastor de la iglesia. Yo asistía a la escuela dominical desde que tuve uso de razón, y por las tardes jugábamos voleibol en el patio trasero de la iglesia. Con el tiempo tu casa ya no era bodega, pero yo iba ahí a alquilar bicicletas por hora.
    El pastor Gilmer Orbegozo es mi tío político, y Obdulio Manrique ¡claro! era un gran orador y era aprista (digo era, porque el 5 de enero de este año pasó a mejor vida).
    Cuando leo sobre tu padre, y el papá de Toledo, recuerdo tus tiempos cuando tu también estuviste en política, una pena que te retiraste muy temprano, pudiste llegar muy lejos.
    Otra cosa: Mientras tú y los niños de tu barrio jugaban con los pelicanos, yo tuve uno de mascota en mi casa. El pescado era barato en esos tiempos, pero creo que comía mucho, y un día mi papá y Daniel se llevaron mi mascota de regreso al mar, y yo me quedé llorando.
    Un abrazo
    amigo Eduardo
    Marco

    ResponderEliminar
  5. Oscar Colchado Lucio17 de enero de 2011, 04:31

    Eduardo:
    Muy interesante lo que escribes en tu blog sobre ese histórico equipo de fútbol de nuestro querido chimbote, el José Gálvez F.B.C. Viendo las fotos tan nítidas que presentas me he quedado gratamente impresionado. Conocí personalmente a muchos de los jugadores, sobre todo los que destacaron en los años setenta, como Papi Estrada, con quien tuve la suerte de jugar algunos partidos de fulbito. Capurro estudió también un año en el Politécnico, donde yo estudié.
    Tu blog muy bien lo podrías convertir en un libro. Estoy seguro que sería un best seller en Chimbote.
    Recibe un abrazo.
    Óscar

    ResponderEliminar
  6. Nelly Quevedo Serrano17 de enero de 2011, 10:07

    Eduardo:
    Tampoco hablaré de Futbol, como dice Marco Arroyo---pero me hiciste recordar a don Anatolio Toledo, yo iba siempre a su casa porque su esposa, la Sra. Manrique, nos preparaba para la catequesis de la iglesia San Francisco de Asís; seguramente yo tenía 09 a 10 años y recordé a don Anatolio porque en este abril del 2011 son las elecciones presidenciales del Perú y su hijo de nuevo se presenta como candidato a presidente de la República.
    Nelly

    ResponderEliminar
  7. Querido Eduardo,
    Me es nuevamente grato leer tus líneas, una sinfonía de sentimientos brotan de tus lineas inmortalizando el pasado de una parte importante de Chimbote. Esa forma especial de redactar tus hermosos escritos se hacen mas bellos e interesantes por cuanto, como partituras musicales, en espacio y tiempo, sabes tocar o llevar un mensaje muy profundo, antropologico; dejando efectos hermosos en lo mas profundo de los sentimientos; universalizando y particularizando un solo sentimiento: aquel recuerdo escrito sobre la historia de Club José Gálvez de Chimbote y paralelamente el recuerdo de esa parte de la vida del Barrio San Isidro y alrededores, con todos sus personajes que conllevan.

    El todo y las partes de tus escritos simbolizan y perpetúan aspectos esenciales de los nervios mas profundos de esta cultura Chimbotana.
    Personalmente admiro en tí esa originalidad que tienes; de que no necesitaste, ni necesitas escalar un camino, sino, que por el contrario la esencia de tu interior en la que tú nadas, permite que broten mensajes no tocados, algo mas profundo: el alma de un pueblo.

    Me encanta leer lo que escribes!
    Te abrasa
    tu hermano,
    Alberto

    ResponderEliminar
  8. Estimado Eduardo:
    Te felicito por tu narrativa, descriptiva, sinceramente muy buena, nos transportaste a la época de la abundancia, no sólo de especies y de economía, sinó de barrio, de afecto, de palomillada, que ahora no existe, de picardía sana, de personajes que siempre existieron en los buenos barrios, de gallada, y de chapas famosas.
    Un fuerte abrazo
    Calolo González

    ResponderEliminar
  9. Como de costumbre, el autor nos deleita con un relato entrañable, como entrañables son los personajes, los cuales parecen ser creados por Fellini.
    Indudable la pericia narrativa al hacer ese paralelo entre los dos temas tratados, el encuentro futbolístico y la vida cotidiana.
    Disfrutable para muchos, ni siquiera hay que ser aficionado al futbol, ni fan del José Gálvez de Chimbote para deleitarse con este relato nostálgico, lleno de matices; ni cabe el pretexto de ser autobiográfico, la habilidad de Eduardo para compartir sus relatos es muy lograda.

    ResponderEliminar
  10. Me alegra que hay alguien que ponga por escrito todo lo que se relaciona con Chimbote, particularmente siento mucha nostalgia cuando leo o escucho algo de mi Chimbote. Nací en el Jr. Constitucion del barrio El Progreso y estudié en el Niño Dios que en ese entonces era solo de primaria, grandes anécdotas que pasé durante mi niñez y adolescencia, ahora que vivo en California, USA extraño volver a visitar mi tierra.

    ResponderEliminar
  11. Amigo (del último comentario):
    Recuerdo al Jr. Constitución, por ahí caminaba para ir al Estadio Vivero Forestal. Y desde luego, recuerdo al Niño Dios. En 1972 fui al Niño Dios con el equipo de fulbito de mi escuela primaria (89007) para enfrentar a ustedes. Nos dieron una tremenda goleada. Tenían un equipazo.

    Por favor, hazme llegar tu nombre, para agragarlo a tu comentario. Puedes hacerlo llegar a mi correo: edquevedo@yahoo.com
    Un abrazo,
    Eduardo

    ResponderEliminar
  12. Amigo Eduardo,
    Si mal no recuerdo ya en otro pagina te describi algo sobre nuestro barrio, y no me cansare de recordar todo lo que tu relacionas al futbol con nuestro barrio, de lo cual me siento orgulloso de haber vivido ahi, mi niñez , adolescencia y juventud, y de tener un amigo como tu que nos hace recordar momentos inolvidables de nuestras vidas en ese barrio que lo recordare siempre hasta los ultimos dias de mi vida.

    Edu, y tambien es digno de resaltar las cualidades de nuestros padres que siempre nos trataron de dar una buena educacion y profesion. Por eso amigo un saludo muy especial para toda tu familia que siempre los recuerdo.
    Un abrazo
    Jaime.

    ResponderEliminar
  13. Super interesante! Me encanta tu forma de escribir pues cuando leo me siento dentro de tu historia. Gracias Eduardo por compartir tus vivencias.
    Isbel

    ResponderEliminar
  14. Estimado Eduardo:

    Antes de llegar a ese partido definitorio en el estadio Lolo Fernández, se jugaron los previos. En el de visita, José Gálvez derrotó en el estadio Mansiche a los famoso "Diablos Rojos de Chiclín", como se les conocía a los integrantes del Alfonso Ugarte. De manera que en Chimbote sólo con un empate clasificábamos a la etapa final de la Copa Perú. Pero ese fatídico día, recuerdo que fue dentro de semana, en el gramado del Estadio Vivero Forestal, así se llamaba en ese entonces, en el segundo tiempo el popular "Lolito" Paredes, talentoso volante del equipo chiclinero, desde un poco más del mediocampo, de una bolea impresionante venció la valla del equipo chimbotano forzando un tercer partido. Lo más resaltante de este gol es que no sólo enmudeció a la afición chimbotana, sino que uno de sus hinchas más acérrimos e identificado con la franja no pudo resistir a ese dolor y de un infarto murió en pleno estadio. Estamos hablando del señor Honorio Gozzer, en cuya memoria a fines de los años 70 se fundó un club con su nombre y en su memoria, la famosa "amenaza lila" o "el poder lila" como se le conoció al club Honorio Gozzer.

    Papi Sánchez

    ResponderEliminar
  15. Eduardo:
    Leer cada artículo tuyo es realmente impresionante, cada detalle, cada recuerdo en la lectura hacen que mi mente se remonte a ese mismo instante, a aquellos tiempos que vivimos en nuestro querido Chimbote. Es como un sueño, pareciera como que el tiempo se hubiera detenido.

    Cómo no recordar los momentos mas felices de nuestras vidas, cómo no recordar a nuestros padres, hermanos y a nosotros mismos escuchando en la radio los partidos, las novelas, las noticias, etc. Cómo no recordar a los famosos pajaros cochos en los techos del mercado, la iglesia y caminando como si fueran parte de nosotros mismos. Recuerdo que nos acercábamos a darles de comer y ellos tranquilos ni se asustaban.

    Es una pena que el José Gálvez perdiera ese día, pero gracias a ellos y a tí hoy podemos recordar nuestra niñez-adolescencia.
    Un abrazo y muchaaaasssssss felicitaciones.
    Ana

    ResponderEliminar
  16. José Mayer Valencia14 de marzo de 2012, 19:16

    Eduardo, te olvidas del "Casmeñito" ese hombre que se peleaba por el barrio cuando recién se formaba y todo San Francisco era chacras.
    Pepe

    ResponderEliminar
  17. Pepe, claro que si recuerdo a don Catalino, a quién llamábamos "El Casmeñito" debido al nombre de su tienda. Y tienes razón: Lo que ahora es el barrio San Francisco de Asís, en esos tiempos eran chacras, y ahí quedaba esas áreas verdes que nosotros llamábamos "El Bangú", donde íbamos a jugar y cazar pajaritos con nuestras "huaracas".
    Eduardo

    ResponderEliminar
  18. MARIO APARICIO FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA27 de abril de 2012, 22:31

    Desde la cuidad blanca de Arequipa, le expresamos nuestra más sincera felicitación por este aporte histórico de nuestro club FBC MELGAR, el mismo que guarda muy gratos recuerdos del equipo chimbotano en aquella final de 1971.
    Con la seguridad que estamos ante dos instituciones representativas y muy populares en nuestra ciudades, creemos que su blog enaltece esa rica historia que nos respalda.
    Muy Atentamente.
    SR. MARIO APARICIO FERNÁNDEZ DE CÓRDOVA
    ADMINISTRADOR FBC MELGAR
    AREQUIPA - PERÚ

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Señor Fernández, gracias por sus palabras. Saludamos el rico historial deportivo del Mariano Melgar de Arequipa, y les deseamos muchos éxitos!!
      Eduardo

      Eliminar
  19. Elizabeth Cueva Hernandez1 de diciembre de 2014, 05:33

    Eduardo:
    Te cuento que estuve leyendo sobre Catalino y demas vecinos del barrio, me llama la atencion cuanta memoria tienes, hay una parte que mencionas al jorobadito, mi vecino de cuadra, sabes quiero decirte que él tiene una anécdota que me vino a la mente: un dia el estaba borrachito y como siempre le molestaban con que, muera el APRA,,, creo que de impotencia, el se subio a su techo, y gritando tan fuerte como solía hacerlo,,, repetia el APRA NUNCA MUERE,,, y se tiro del techo para abajo jajaja pobre todos los vecinos desesperados lo fueron a ver y lo llebaron al Hospita de La Caleta,, pero el seguia diciendo que el APRA no debe de morir… y asi amiguito hay tantas cositas que me emocionan al leer tus relatos.

    Tu amiga,
    Eli

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Eli, me alegra mucho saber de ti, gracias por recordar con nosotros estas anécdotas relacionadas a nuestro barrio.

      Cuídate, te hago llegar un fuerte abrazo,
      Tu amigo "Chato"

      Eliminar