23 octubre, 2010

MANUEL RIVERA : ENTRECRUZANDO FRANJAS




Estimado Lector:


Como parte de nuestra búsqueda de material para este Rincón de los Recuerdos, hemos encontrado en la página web DeChalaca.com un artículo interesante sobre la vida de don Manuel “Chino” Rivera Sánchez. Nos hemos contactado con los amigos de “De Chalaca”, y hemos sido autorizados para publicar la nota que sigue a continuación.


El Editor


Manuel Rivera : Entrecruzando Franjas


ESCRITO POR JOSÉ AUGUSTO GIUFFRA


Jueves, 11 de febrero de 2010


El mejor jugador chimbotano de la historia no sólo le da su nombre al estadio de su ciudad. También fue el causante de que el José Gálvez FBC (que alguna vez se llamó como él) vista una franja similar a la del club Deportivo Municipal. Con ustedes, Manuel Rivera: la leyenda.


MADE IN CHIMBOTE

Manuel Teodoro Rivera Sánchez nació un 15 de mayo de 1922 y desde su infancia en las calles de Chimbote vivió ligado al fútbol. A pesar de la oposición que encontró en sus padres -visto que literalmente destruía zapatos y el dinero escaseaba en la familia– compartió la pasión del deporte rey junto a sus hermanos Albino, Pedro y Roque, quienes también fueron futbolistas. El 'Chino' se caracterizó desde siempre por su velocidad y temible remate, pero sobre todo por ser encarador y tener una gran avidez de gol.

Ingresó al Sport (Strong) Boys de Chimbote, club pequeño que lo acogió en torneos de menores. Pasó también por el Unión Chimbote y en 1939 llegó a la capital para jugar por el Ciclista Lima y tentar una oportunidad en el equipo de mayores. En 1940, sin embargo, los tallarineros (Ciclista Lima) perdieron la categoría y Rivera acompañó al equipo a disputar la Primera Amateur, donde batalló por seis largos años.

En 1946, Ciclista logró el retorno a la División de Honor ayudado por los goles del 'Chino'. El más recordado fue uno en el partido definitivo ante el Telmo Carbajo, cuyo ganador debía ascender a Primera. Rivera recibió un pase, dribleó tres rivales y colocó un disparo de 30 metros que se clavó en las piolas.

TALLARÍN SALTADO

Al año siguiente, el 'Decano' (Ciclista Lima) ya estaba nuevamente en la división de honor pero sin mayor fortuna, puesto que en 1948 volvió a descender junto al Jorge Chávez. Esta coyuntura hizo pasar a Rivera -inicialmente muy a su pesar, puesto que se confesaba hincha del Ciclista– a préstamo al Deportivo Municipal, equipo con el cual viviría sus mejores años futbolísticos.

La temporada siguiente a su llegada al conjunto edil le dió a Rivera su primer y único título nacional. En 1950, junto a Humberto Becerra, Adolfo 'Fitín' Cabada, Germán Colunga, Roberto 'Tito' Drago y su hermano Roque -con quien conformaría la delantera titular en la temporada-, 'Muni' lograría alzarse con el campeonato a tres jornadas del final con un empate ante Alianza por 1-1. Rivera fue el segundo máximo goleador del torneo con 13 tantos, por debajo de Alberto 'Toto' Terry, quien convirtió 16 para Universitario.

El año siguiente fue también muy grato para el goleador. Aquel 1951 en que se inició el profesionalismo tuvo como principal nota el colosal duelo palmo a palmo entre Rivera y Valeriano López por el cetro de goleador del campeonato. Finalmente, el 'Tanque de Casma' (Valeriano López) logró despuntarse en las últimas jornadas hasta totalizar 31 goles y volver a dejar al 'Chino' como segundo goleador, y ahora como subcampeón detrás del Sport Boys de Valeriano. Igual, Rivera tuvo importantes consuelos, como su hat-trick en el espectacular 5-5 contra Alianza Lima en la fecha 12. Y ya luego tendría su revancha en su leal competencia con el 'Tanque'.


PÓLVORA PERUANO-CHINA

Siendo uno de los más fuertes delanteros del momento, Rivera tuvo que esperar hasta los 30 años, en 1952, para llegar a ponerse la otra franja roja: la de la selección nacional en los Panamericanos de Santiago. En ese campeonato, el 'Chino' anotó su primer gol con la blanquirroja ante México a los 5 minutos de la contienda. Perú venció a los aztecas por un categórico 3-0.


En 1953 tuvo su debut en Copa América (por entonces llamada Campeonato Sudamericano), edición disputada en Lima en la cual jugó en cuatro de los seis partidos de la selección. No volvería a ser llamado hasta un nuevo Sudamericano en la capital: aquel de 1957 donde partió como ilustre suplente de una delantera conformada por Jacinto Villalba, Terry, Valeriano, 'Vides' Mosquera y Juan Joya.

El arranque peruano fue con victorias ante Ecuador por 2-1 y ante Chile por 1-0, pero luego se sufrió una dura caída ante Uruguay por 3-5. Ni el Director Técnico húngaro Gyouri Orth ni la afición estuvieron conformes con los rendimientos de Valeriano y de Daniel Ruiz, los dos '9' empleados en esos cotejos, y se decidió incluir a Rivera para el siguiente choque, frente a Colombia.

Contaba el arquero colombiano Efraín 'El Caimán' Sánchez en una entrevista a la revista ¡Gol! que andaban mal los delanteros peruanos en el Sudamericano y que, por ello, se sentía tranquilo antes del encuentro. Pero el célebre guardameta perdió la tranquilidad cuando en la misma entrevista se enteró de qué Rivera -a quien había enfrentado en temporadas internacionales de verano- podría jugar. No fue en vano su preocupación: Perú venció 4-1 a Colombia y después del gol de Terry a los 34’ vino de inmediato un doblete de Rivera a los 35’ y 37’. La actuación le valió la simple felicitación de Orth palmoteándole la espalda y diciéndole "bien, Chinito”. Pero también lo hizo salir ovacionado por el Nacional entero y mantenerse como centrodelantero titular en los dos cotejos restantes.

Pero allí no quedó todo. Orth mantuvo al equipo para disputar, un mes después, la primera Eliminatoria de la historia de la selección peruana. El rival era nada menos que Brasil, en choques de ida y vuelta. Y el 'Chino', a despecho de Valeriano y sus credenciales, fue el elegido para ser titular en ambos cotejos. Luego del 1-1 en Lima, fue el más incisivo en la revancha en Río, perdida por 1-0 con la mítica folha seca de Didí que clasificó a Brasil al Mundial de Suecia, en el que el 'Scratch' conseguiría el primer título de su historia. A los 35 años de edad, Manuel Rivera había logrado ser el '9' del momento en el país.


ANCLADO PARA SIEMPRE EN EL PUERTO

Pero mientras todo eso ocurría en Lima, las hazañas del 'Chino' no pasaban desapercibidas en Chimbote. El delantero era el orgullo de la ciudad, y por ello el 27 de octubre de 1951, mientras él disputaba el título de goleador y del torneo con Valeriano y su Sport Boys, en Chimbote se fundó el club Manuel Rivera, que adoptó como camiseta una chompa blanca con franja roja similar a la del Deportivo Municipal donde militaba el ídolo del puerto.

Lo curioso es que el 'Chino' no solo gozó del privilegio de tener a un club con su nombre mientras él jugaba, sino que se dió el lujo de jugar y retirarse en él. Así, en 1959, dejó la franja edil para volver a su Chimbote querido y ponerse la camiseta del club que llevaba su nombre, en el cual se retiró al año siguiente. Poco después, en 1963, una disposición de la FPF prohibió que a nivel nacional hubiera clubes que llevaran el nombre de personas vivas, por lo que el Manuel Rivera debió cambiar su nombre por el de José Gálvez FBC, con el cual alcanzó la fama y nombradía que hoy lo convierten en el club más grande de Chimbote.

Tras su retiro, el 'Chino' Rivera cambió la pasión del fútbol por el comercio pesquero, al cual se dedicó junto a su familia durante tres décadas, hasta que falleció en julio de 2005 producto de un trágico accidente automovilístico en la puerta de su domicilio. Pero la ciudad, lejos de olvidar a su ídolo, le confirió un alto honor: el estadio inaugurado en julio de 2007 fue bautizado como Centenario Manuel Rivera Sánchez, en doble honor a los 100 años de fundación política de Chimbote y al nombre del magno goleador.

Así, la historia ofrece una justa explicación sobre por qué Municipal y Gálvez, lejos de enfrentarse por saber cuál franja es más auténtica que la otra, tendrían que estar hermanados por el recuerdo de un goleador tan magnífico que creó un lazo indisoluble entre dos camisetas.



Composición fotográfica: Paul Arrese / DeChalaca.com

Fotos y recortes: revistas ¡Gol!, Equipo y Ovación; diario La Crónica



NOTA:

Si deseas dejar un comentario ten en cuenta lo siguiente: debajo del recuadro para los comentarios aparece una opción que dice “comentar como”. Acá sólo debes seleccionar la opción que dice “nombre”, y en el recuadro respectivo escribe tu nombre. Si todo ésto te parece muy complicado, entonces escribe tu comentario en un e-mail y envíalo a: edquevedo@yahoo.com

Los comentarios van primero al Editor, antes de ser publicados.

5 comentarios:

  1. Hola, el blog está muy bonito. Manuel Rivera era hermano de mi abuelo Roque Rivera, quien aún vive en la primera cuadra de Pardo ...también le dicen chino Rivera, el no pudo brillar mucho por una operacion que tuvo ....yo vivo en venezuela saludos y te felicito por tu labor.

    ResponderEliminar
  2. El blog del José Gálvez está fantástico, me gusta mucho en especial porque mi papá jugó ahí, se llama José "cholín" Capurro, como veraz soy familia del Chino Rivera y el Mono Capurro, para mi es un orgullo ser chimbotana, muchisimas gracias. Saludos

    ResponderEliminar
  3. Mi estimado Eduardo,
    La historia de Manuel Rivera es fabulosa como Chimbotano, que demuestra el orgullo porteño, he leido la cronica, pero en los años de veteranía por 1,963, Manuel Rivera jugó por el Strong Boys y ahi acabó su ciclo, no jugó por el equipo de su nombre. Y hubo una acción de protesta por parte de los dirigentes de la franja, ademas eran camaleros como Jano Rodriguez su presidente. En esa época el presidente de la Liga de futbol era Leonardo Haro, pertenecía del Strong Boys, quien les informó que deberían cambiar de nombre, porque la Federación dió una ley que los nombres vivos no deberían tener nombes de equipos de fútbol, la duda de los dirigentes era que nombre iban a poner, el señor Haro dió una sugerencia que debería ser José Galvez, porque el camal quedaba en ese tiempo en la esquina de la avenida José Galvez y José Olaya, los dirigentes dijeron que era buena sugerencia y en una sesión iban a sugerir dicho nombre de José Galvez. Tambien el señor Haro les comunicó que ese año no haga reclamos, porque podrían bajar a segunda, al final se quedó con dicho nombre.
    Ahora, el señor Haro es mi padre, desde que tengo uso de razon he ido al estadio y he visto partidos cuando el Vivero Forestal era de tierra, tambien se jugaba en la cancha de Miramar, pero en tiempo de lluvia era un lago por culpa del rio Lacramarca, por eso conozco algo.
    Ahora su apogeo de José Galvez fué por ayuda de empresarios pesqueros, suerte que campeonó en esos años , porque bien pudo ser Strong Boys, Alianza Miramar, America de Samanco, Bolivar,Sider perú ó Lolo fernandez.
    Espero que nos comuniquemos.

    ResponderEliminar
  4. Fernando Bazán Blass23 de enero de 2011, 18:22

    Saludos y felicitaciones Eduardo. Hay fotografías de 1960 en donde está Manuel Rivera con la franja del Gálvez, no podía ser indiferente y posiblemente ha jugado unos cuantos partidos. Pero los chinos eran de la primera cuadra de Pardo, donde se jugaba por el año 50, allí ha aprendido a pata calata, además del campo de Miramar. Total Manuel Rivera es de todo Chimbote, inclusive para los muchachos del Zanjón, con el Unión Juventud, que recibió consejo del Chino antes de ir a la finalísima de Copa Perú 1994. Fernando Bazán

    ResponderEliminar
  5. Excelente hay fotos ineditas y todo el record de Manuel Rivera, creo que este artìculo es muy importante puesto que la generación chimbotana de hoy no concoe quien fue el hisórico Manuel Rivera Sanchez y cuestionan mucho el nombre de nuestro Estadio Centenario. Saludos y exitos

    ResponderEliminar